Pintura


Resonancias Amereida


Esta serie del artista Patricio Bruna toma el nombre del poema épico “Amereida”, que en 1967  la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica de Valparaíso genera como propuesta poética regional, conjugando el nombre de nuestro continente con el viaje virgiliano del mítico Eneas en La Eneida. El proyecto Amereida quería conquistar a Latinoamérica por el centro y no por la costa, por eso configura un mítico viaje de orilla a orilla articulando un mapa donde el norte es el sur. Un gesto clásico, propio de una estética filosófica, pero dentro de un contexto experimental, claro antecedente, por semejanza y por diferencia, de la ruptura epistemológica que andábamos buscando en Casa Azul.

Nos interpelaba esta poética que se transformó en Coorporación Cultural, una poética que se institucionalizó. Nos llamaba fuertemente la atención que la abstracción conceptual que propone este grupo no fuera afín al contexto histórico, justamente cuando más el artista tenía que estar atento a su conciencia ciudadana porque la historia se reconcentraba, decidía embarcarse en un costoso viaje a la Bienal de Sao Paulo. Creaban una ciudad abierta y se iban a Punta de Piedra a buscar la tranquilidad que la ciudad no les daba. La Ciudad era un gesto humano que había que habitar, pero por unos pocos. Ya empezaba a verse el Chile neoliberal que nos despojaría del Estado de bienestar.

La obras de Patricio Bruna nos proponen otro viaje, un viaje que quiere hacer visible el imaginario diverso, entreverado y esencialmente contradictorio de nuestra América, haciendo uso de un lenguaje donde los medios principales son la acuarela, témpera, óleo,  carboncillo y técnicas mixtas derivadas de estas, todas sobre soporte papel. Bruna no copia la naturaleza del cuerpo: lo expresiona, pone el cuerpo de la mujer en el centro porque está lidiando, como todos nosotros,  con la tradición judeo-cristiana.  Estas  imágenes vienen a connotar aquello más complejo, lo que estas mismas se hallan velando o escondiendo en la superficie de sus temáticas, es decir, lo que poéticamente emerge desde la opacidad de la palabra contenida en la poética de ellas. A la Amereida histórica oponemos la figuración de Bruna, la imagen de lo popular sin ser folclórica donde asistimos al entrecruce de lo europeo con lo más autóctono porque se necesitaba la figuración para que apareciera la crítica social y no se quedara el arte en la pura esteticidad.

Podríamos escribir de esta serie: las herraduras sin intenciones que inscribiste en los árboles; signo y fuerte contracción entre continente y contenido. Pájaro Pez Culebra que picotea el cuerpo femenino, comiéndose a sus hijos mientras el caballo luna con sus herraduras puebla la cabalgata de siempre. La conquista española: “frenética cabalgata por un continente inmenso,
atravesando ríos, selvas, montañas, espacio cercano a los diez mil
kilómetros, dejando a su paso una ringlera de ciudades, prácticamente incomunicadas y aisladas en el inmenso vacío americano que solo recorrían aterradas poblaciones indígenas. Mecánica militar, postas que permitían el avance y poleas de trasmisión del orden imperial”. Y dentro de esta mecánica: el fragmento. Lo rayado remite al verano donde un gato incompleto es más que posible. Sombra y Luz del neobarroco, poco a poco nos encontramos con Eva & Juana La Guerrera y en esta superposición se nos revela el contenido mapuche: la machi cuerpo resistente actuando en el origen. Múltiples resonancias. Redundancias que caen como cazadores con sus lanzas desde diversos lados. ¿Centro del tiempo? ¿Amereida? Continente contenido. Mensajera cruzando la noche de todos los vuelos mientras  el agua, con sus posibles lecturas, nos inunda. Siempre hay una forma que nos lleva a otras, una cadena de significancias actuando en una infinitud formativa. Es Nuestra América. Emergente cultura que se consagra, nos interroga y nos deja… siempre en espera.

Necesitamos una ciudad realmente abierta, no aquella que se aísla en la costa americana, cercada y lejana a todo gesto urbanístico con casas hechas con desechos, pero solo para una elite.

Muy pocos peregrinamos buscando esta ciudad incomunicada.  Un antecedente que ya llegó el momento de conocer y subvertir.


Karina García Albadiz
Mag. Interdisciplinario en Estudios Humanísticos

Serie Amereida






Dibujos de la Sombra, Poesía y Gráfica, es un proyecto editorial que busca exponer la obra escrita y visual del artista y poeta Patricio Bruna en un diálogo simultáneo entre poesía e imagen gráfica en igualdad de condiciones, una y una, a página completa, profundizando lecturas más allá de lo meramente referencial, frente a frente texto e imagen, superando la idea convencional que advierte la gráfica como un mero gesto ilustrativo de la palabra  escrita.
A través de este proyecto, es posible exhibir y acercar a la comunidad un trabajo de calidad con orientación experimental, un tipo de obra que se anticipa a la escasa difusión y circulación que tienen ciertas propuestas de tono más vanguardista en nuestro medio regional y nacional. Con ello, la realización de este proyecto contribuye al desarrollo del ámbito regional literario y gráfico experimentando y poniendo en relieve la creación y una reflexión estética sobre diferentes terrenos poéticos.
Con su gestión, este proyecto valida el soporte libro como un medio significativo para contribuir al fortalecimiento de la diversidad artística actual y al ejercicio de integración de las artes, en este caso poesía y gráfica. 
La gráfica de este proyecto se puede encontrar en nuestra web:

http://grupocasaazul.cl/index/index.php/nggallery/slideshow?page_id=531

No hay comentarios.: