25 de febrero de 2016

Colusión del libro: Microeditoriales protestan por un espacio

Amigos los invito a ver el video y enterarse de lo que sucede actualmente con la literatura emergente chilena y los espacios públicos para presentar sus libros. El problema de la discusión fue la siguiente: El stand de microeditoriales regionales de la Feria del Libro de Viña del Mar, fue otorgado gracias a una protesta que realizó un grupo independientes de escritores, por el alto valor que tienen estos espacios y porque no existe ninguna preocupación ni variedad al momento de vender libros, por un tema de comercialización sólo eligen libros populares (autoayuda, bets seller, entre otros) denominados “libros chatarra” por la poca cultura de buscar, conocer y aprender de otros tipos de autores que no sean los de moda, ni los consagrados, creando una feria del libro con 40 stand donde todos venden casi lo mismo, sin generar un filtro, ni un interés de incorporar otra lectura a parte de la básica. Te has preguntado ¿En dónde están los escritores chilenos en estas ferias? Aquí comienza la presión, el grupo Casa Azul conformado por artistas y escritores independientes, obtuvo su stand por reclamar en la feria del libro del año pasado, cuando en su presentación comentaron cómo lograron tener el espacio, fueron incriminados por los dueños de librerías en varias ocasiones, la primera, sacaron a una poeta (Karina García) de su presentación agrediéndola en el pasillo, la segunda, un hombre llegó al stand en la noche donde estaban trabajando, gritando muchas cosas despectivas, como: “Por qué se vienen a cagar a mi casa” y la última es este video, son los mismos hombres que ya habían agredido al grupo, interrumpieron su presentación en público, gritándoles que se fueran.

¿Qué está pasando? Por qué una “Feria del Libro” no reconoce a los escritores de su región. Por qué la mayoría de los libros que se venden son los éxitos internacionales y no los nacionales, y lo que es peor, por qué los pocos escritores chilenos actuales no tienen el respeto que se merecen.

Apoyen el arte nacional emergente, lean un poco de literatura chilena actual, no a los mismo escritores reconocidos, si no a los que también buscan crecer como artistas, compren productos nacionales, estos eventos llamados “públicos” mueven millones de pesos y la cultura no es más que otro negocio, ellos eligen y le dan prioridad a lo que “debemos leer” Si te gustan los libros, la próxima vez que vayas a una feria, busca el stand de escritores independientes, esos que no pueden pagar millones para estar en una cadena de librerías y pregúntales sobre sus obras, acompáñalos y dale una mano para crecer, si no somos nosotros “el público que consume” seguramente seguirán siendo apartados por el sistema.

Gábriel Ogalde
Singlart, tu destino es el arte.
https://www.facebook.com/singlart.cl/?fref=ts


Ver video en: https://www.youtube.com/watch?v=5SWWK9qY0xA
FUERTE CONFLICTO: Entre libreros y escritores ayer en la Feria del Libro de Viña del Mar.



24 de febrero de 2016

Intervención en Feria del Libro Independiente de Valparaíso, realizada en el Parque Cultural el día 13 de febrero 2016


https://www.youtube.com/watch?v=WihsCjUAOT0&feature=youtu.be

Comunicado de prensa
Grupo Casa Azul
13 de febrero 2016
Valparaíso por fin tiene una feria propia dirán algunos. Luego de mucho tiempo, se realiza una feria de libro independiente. Como antecedentes, tenemos la que se realizó en el 2008 en la Universidad Arcis, la 1a Feria del Libro Social y Político, en que tuvimos un papel importante en la organización. Además, en el 2014 se realizó el Yo me libro, feria cultural y del libro organizada por Quimantú V Región, junto con Grupo Casa Azul y otras organizaciones sociales.

En las dos ferias en que estuvimos involucrados como parte de la organización las convocatorias fueron abiertas, se priorizaron las editoriales regionales, los stand fueron gratuitos, no se cobró entrada, hubo lecturas poéticas que integraron a la academia y las lecturas de los bares.

El año pasado asistimos a dos reuniones con otras editoriales regionales y escritores que se realizaron en la desaparecida librería Lagar donde se nos propuso trabajar para organizar esta feria. Nos convocó Gladys González de Editorial Libros del Cardo. Sin embargo, el Grupo Casa Azul problematizó la producción de esta feria y pidió transparencia en la adjudicación de los fondos relacionados con su realización, asegurar las convocatorias abiertas y darle prioridad a la asociatividad de editoriales de la V Región y que no solo fomentara el eventismo tan usual en los gobiernos progresistas neoliberales de la Nueva Mayoría. Debido a nuestra crítica honesta, fuimos excluidos de futuras reuniones. Intentamos reunirnos con Gladys en dos oportunidades para conversar y plantearle nuestros reparos, pero no acudió a las citas concordadas, ni contestó llamadas y correos que enviamos. 

Cómo se organiza una feria es tan importante como su calidad de contenidos y programas culturales. La gestión y el financiamiento debieran ser transparentes. ¿De dónde vienen las platas y cómo se distribuyen? Las convocatorias y llamados a inscripción deben difundirse y estar disponibles para que se garantice la posibilidad de postular y participar en la feria a la mayor cantidad de editoriales y microeditoriales de la Región.

Nos enteramos una semana antes y por casualidad de que se estaba realizando esta feria, lo que confirma que los agentes culturales siguen organizando eventos para el beneficio de algunos y no hacen un llamado abierto y democrático a todas las editoriales y actores culturales de la región. Esa lógica no sirve para abrir el espacio cultural. 

Esperamos que estas prácticas antidemocráticas y poco transparentes desaparezcan del ámbito regional y nacional, para que la cultura sea verdaderamente de todos.
Grupo Casa Azul


13 de febrero de 2016

Postura del Grupo Casa Azul frente a la convocatoria no democrática de la Feria independiente del libro en Vallparaíso 2016

Comunicado de prensa
Grupo Casa Azul
13 de febrero 2016

Valparaíso por fin tiene una feria propia dirán algunos. Luego de mucho tiempo, se realiza una feria de libro independiente. Como antecedentes, tenemos la que se realizó en el 2008 en la Universidad Arcis, la 1a Feria del Libro Social y Político, en que tuvimos un papel importante en la organización. Además, en el 2014 se realizó el Yo me libro, feria cultural y del libro organizada por Quimantú V Región, junto con Grupo Casa Azul y otras organizaciones sociales.

En las dos ferias en que estuvimos involucrados como parte de la organización las convocatorias fueron abiertas, se priorizaron las editoriales regionales, los stand fueron gratuitos, no se cobró entrada, hubo lecturas poéticas que integraron a la academia y las lecturas de los bares.

El año pasado asistimos a dos reuniones con otras editoriales regionales y escritores que se realizaron en la desaparecida librería Lagar donde se nos propuso trabajar para organizar esta feria. Nos convocó Gladys González de Editorial Libros del Cardo. Sin embargo, el Grupo Casa Azul problematizó la producción de esta feria y pidió transparencia en la adjudicación de los fondos relacionados con su realización, asegurar las convocatorias abiertas y darle prioridad a la asociatividad de editoriales de la V Región y que no solo fomentara el eventismo tan usual en los gobiernos progresistas neoliberales de la Nueva Mayoría. Debido a nuestra crítica honesta, fuimos excluidos de futuras reuniones. Intentamos reunirnos con Gladys en dos oportunidades para conversar y plantearle nuestros reparos, pero no acudió a las citas concordadas, ni contestó llamadas y correos que enviamos. 
Cómo se organiza una feria es tan importante como su calidad de contenidos y programas culturales. La gestión y el financiamiento debieran ser transparentes. ¿De dónde vienen las platas y cómo se distribuyen? Las convocatorias y llamados a inscripción deben difundirse y estar disponibles para que se garantice la posibilidad de postular y participar en la feria a la mayor cantidad de editoriales y microeditoriales de la Región.

Nos enteramos una semana antes y por casualidad de que se estaba realizando esta feria, lo que confirma que los agentes culturales siguen organizando eventos para el beneficio de algunos y no hacen un llamado abierto y democrático a todas las editoriales y actores culturales de la región. Esa lógica no sirve para abrir el espacio cultural.
Esperamos que estas prácticas antidemocráticas y poco transparentes desaparezcan del ámbito regional y nacional, para que la cultura sea verdaderamente de todos.

Grupo Casa Azul

Respuesta del Grupo Casa Azul ante la convocatoria para refundar la SECH Valparaíso

Ante la convocatoria que hemos recibido para refundar la SECH Valparaíso va nuestra respuesta. Tenemos qué pensar en cuál es el rol de las Sociedades de Escritores de Chile, cuál es la relación de esta institución privada con los partidos políticos y cuál es la política del arte de estas organizaciones que también funcionan con fondos públicos.

Sr. Carlos Henrikson:

Como Grupo Casa Azul, si bien damos las gracias por habernos considerado dentro de esta convocatoria, no podemos evitar sentir cierta confusión al respecto. Como organización cultural dedicada a la difusión de la literatura y las artes, hemos realizado manifestaciones en protesta por prácticas que consideramos deshonestas y nefastas para el espacio cultural porteño, hechos que ustedes ya deben manejar: la connivencia de ciertos escritores con los fondos concursables, las tristes prácticas del anterior presidente de la SECH Valparaíso y la apropiación del stand de la misma SECH a manos del grupo editorial Puerto Alegre, acciones que sentimos han sido ignoradas a propósito por la mayoría de los escritores de la región que integran este círculo de amistades; respecto a lo anterior, si se ha optado sistemáticamente por marginar nuestra labor crítica y actividad editorial en el medio regional, por lo que deducimos que de manera solapada se está en contra de lo que hacemos, nos cuesta comprender la intención bajo esta invitación.

Trabajamos porque nuestro proyecto escritural y posición política en el espacio cultural sea consecuente a nuestra propuesta crítica de un sistema que se caracteriza por las ahora tan bulladas colusiones, de las que la SECH-Valparaíso también ha formado parte. No queremos vernos asociados con una organización como la SECH, la que ha sido fuertemente cuestionada por los robos de dineros dentro de la última organización y por el silencio de sus integrantes ante los mismos hechos, lo que pone en cuestionamiento la figura de esta. También creemos que esta organización ha potenciado e implantado la caricatura de un poeta lumpen en la región, lo que se transmite a proyectos escriturales de carácter referencial y retórico, dejando de lado la reflexión en torno al rol cultural y político del escritor en la región. Esta lectura del panorama nos dice que la SECH Valparaíso históricamente se ha prestado para fines ajenos a los culturales. Nos preocupa y levanta nuestras sospechas que dentro de esta organización se acoja a una minoría de escritores que se adjudican millonarios fondos culturales año a año, frente a un espectro mayor que , al contrario, ve cómo sus proyectos son aplazados de forma indefinida; más sospechoso aún sería si la SECH Valparaíso siguiera guardando silencio al respecto.

En resguardo de nuestra imagen como organización comunitaria sin fines de lucro, la que se ha caracterizado por la seriedad y honestidad en la producción de obra, gestión cultural en la región y apertura a la comunidad y a quienes ejercitan la literatura, hemos decidido no aceptar esta invitación y de no integrar la convocatoria. 

Atentamente
Centro de Investigaciones Poéticas Grupo Casa Azul