25 de febrero de 2015

Controversia en la Feria del Libro de Quilpué con la F.L.I.A



Controversia en la IX Feria del Libro de Quilpué 2015.
Interesante la FLIA (Feria del Libro Independiente autogestionada), otra organización que no hace exigencias a la Municipalidad de Quilpue. Interesante como lo autogestionado de izquierda abdica de su rol cuestionador y se hace parte sumisamente de la institucionalidad.



Toda feria del libro tiene que hacerse cargo del fenómeno social que implican las editoriales y microeditoriales regionales y nacionales. Recepcionar la producción cultural regional y nacional tiene que ser el sentido de las ferias en la medida que visibilizan ante el público el trabajo cultural de muchos productores que no tienen cabida en un mercado editorial pequeño y de estrechas miras.
Agradecemos que la Municipalidad de Quilpué haya entendido desde el principio que el stand no se puede cobrar, como lo hace la Cámara Chilena del Libro en la Feria del Libro de Viña del Mar ($1.300.000), pero lamentamos que su programación cultural, tal como en la feria viñamarina, sea poco representativo de las organizaciones regionales y que además en los stands estén más representados los libreros que las editoriales. No se puede crecer sin representatividad, sin la democratización de los espacios. Esto debe ser un principio rector de cualquier gestión cultural y en todo nivel.
El escritor es alguien que presta atención al mundo y ejerce resistencia a la injusticia como deber ético. El escritor es una voz disidente. La crítica es fundamental porque ahí hay un hombre que lee y contagia sus entusiasmos y odios al público. La escritura es compromiso con el tiempo desentrañando la vida y la historia. Un país sin memoria no tiene sangre.
Si el escritor decide que está satisfecho con lo que estás haciendo es detenerse y eso es la muerte, la muerte de la creatividad. Un editor pasa horas y horas refinando su trabajo como un autor concentrado en la reescritura de sus textos sin detenerse. ¿Han observado un mecánico de bicicletas enrayando y centrando una rueda?, así nosotros tenemos un gusto fascinado en lo que hacemos.
Nuestro norte es el Sur, por eso nuestro Centro de Investigaciones Poéticas Grupo Casa Azul en el verano del 2013 entra en contacto con poetas del sur y con la colaboración de tres poetas y gestores culturales: Ingrid Odgers de Concepción, Yoyi Koda de Valdivia y Wenuan Escalona de Temuco logramos armar el libro PlexoSur: Poesía y Gráfica de Temuco, Concepción, Valdivia y Valparaíso, proyecto que después de un arduo proceso de selección contempla a 24 poetas y 8 gráficos. En total, 32 productores culturales que dialogan al interior del texto. Además el libro contempla en la portada “Polifemo, pescador artesanal” del pintor, poeta y restaurador Patricio Bruna y la contraportada “Sinfonía Industrial” de la grabadora penquista Caterina Oxley.
 




Video de la controversia:

https://www.youtube.com/watch?v=6fTiBAB_45U&feature=youtu.be

Tres funas a la Feria del Libro de Viña del Mar, 2015


El Centro de Investigaciones Poéticas Grupo Casa Azul realizó tres funas el día 8, 9 y 11 de enero en la 33 Feria Internacional del Libro de Viña del Mar 2015 para denunciar una mala política nacional del libro. En este contexto se denunció los altos precios de los stand de la feria impuestos por la Cámara Chilena del Libro y el acaparamiento del stand de la SECH Valparaíso por parte del Grupo Editorial Puerto Alegre (Valparaíso) y Biblioteca Chilenia (Santiago). Logramos romper el acaparamiento del programa de dicha feria y lanzar nuestros plaquette del libro PlexoSur y además generamos un stand de “Microeditoriales Independientes” a cargo de Puerto Escape. Anexamos la lista con editoriales, números de títulos y ventas de sus obras.  


Funa a Cámara del libro, SECH Valparaíso y Puerto Alegre
Concierto de Rolando Jaime en Funa

Presentación Plaquettes de PlexoSur


Interpelación a Gonzalo Ilabaca