13 de noviembre de 2013

Lanzamiento y Conversaciones en torno a “PlexoAmérica: Poesía y Gráfica Morelia-Valparaíso” en Aula Magna de la UPLA


"PlexoAmérica: Poesía y Gráfica Morelia-Valparaíso” (Ediciones Universitarias de Valparaíso, 2013) es un proyecto colectivo del Centro de Investigaciones Poéticas Grupo Casa Azul, una organización comunitaria sin fines de lucro de que busca fomentar el quehacer y la reflexión con los recursos que nos entregan la poesía, las artes visuales, la filosofía y la cultura. Esta publicación reúne a 24 productores culturales de Morelia y Valparaíso, con el fin de iniciar un diálogo poético y gráfico entre estos dos plexos-ciudades para así superar el concepto de individualismo liberal puesto en la base de este "mal moral" llamado capitalismo.

El miércoles 27 de noviembre, a las 11:00 horas, en la Universidad de Playa Ancha, se realizará el Lanzamiento y Conversaciones en torno a "PlexoAmérica: Poesía y Gráfica Morelia-Valparaíso”, organizado por el Seminario de Periodismo Especializado en Arte, Cultura y Espectáculos.

Será un encuentro que invita  a tod@s l@s estudiantes y académic@s a reflexionar sobre nuestra cultura e identidad latinoamericana.


http://arteadictxs.blogspot.com/2013/11/lanzamiento-y-conversaciones-en-torno.html


3 de noviembre de 2013

“PlexoAmérica: Poesía y Gráfica Morelia-Valparaíso” viene de plexos culturales que generan nuevas propuestas alejadas del peso de la tradición. Patricio Bruna, pintor y poeta de Casa Azul, propone este concepto como unidad operativa para describir el funcionamiento de la cultura en el seno de las comunidades. En otras palabras, la reproducción de la cultura se concibe dentro de un límite geográfico y social determinado: un pueblo, una tribu, ciudad, país o continente. Si se lo deja estar, sin una directriz central y sin contacto con otras experiencias, el plexo reproduce en forma vegetativa las formas culturales tradicionales heredadas del pasado como memoria social. Esta es la inercia de la cultura. Sin embargo, muchas veces dentro del mismo plexo existen fuerzas innovadoras que cuestionan lo estático de esta tradición pues llevan los gérmenes del cambio y el movimiento hacia lo nuevo, gérmenes que se generan y viven sobre todo en los ámbitos del arte y del pensamiento crítico. Todos sabemos que existe una “geopolítica del conocimiento”, plexos de sentido que se mueven, respiran, gracias a la constante fricción entre tradición y cambio, produciendo la necesaria oxigenación del cuerpo social. PlexoAmérica expresa esta dinámica de lo vegetativo como virtud auto-generativa de la cultura, con todas las características de este continente, con sus aciertos y contradicciones que lo definen. Este proyecto colectivo es la expresión del respirar del plexo llevado a su límite innovador, acortando las distancias mediante la tecnología que nuestros ascendientes no tuvieron. Hemos puesto distintos focos de experiencia en contacto y como nervadura eléctrica, tanto gráfica y poesía desde distintos lugares se han puesto a dialogar para así superar el concepto de individualismo liberal puesto en la base de este “mal moral” llamado capitalismo.

2 de junio de 2013

Presentación: ¿Dónde está el lector para la Nuez?

¿Dónde está el lector para este libro? Porque lo van a comprar, lo llevarán a sus casas. En vez del partido del domingo, optarán por sentarse a leer o a hojear este texto. No es fácil entrar a la poesía, y no tiene por qué serlo. Necesita de lectores aperrados. El libro de Karina propone una nueva lectura también. No encontraremos los acostumbrados versos, ni rimas, ni sonetos. Estamos delante de pequeños párrafos, densamente trabajados en su forma. La prosa poética, aunque tiene su tradición en Chile, con Pedro Prado y Teresa Wilms Montt, resulta extraña para la persona que no es lector habitual de poesía. Karina García además incluye otros discursos, el ensayo y la carta, como formas estéticas, entendida la poética en un sentido amplio. una corriente que corre subterráneamente por toda su propuesta. La configuracion de estos textos tiene directa relación con el hilo temático que las cruza en toda su extensión. Para la autora, las divisiones entre arte y vida, entre intelecto y vida, son constructos artificiales y conservadores, contrarios a la libertad y al compromiso del intelectual con su circunstancia histórica y local, un intelectual barrial. Por lo mismo, el texto se nutre de la vivencia en todos los sentidos. No quiere dejar afuera ningún aspecto que contribuye a la configuración de la personalidad, al desarrollo interior. El origen cerro arriba, el colegio de monjas, las lecturas, la educación universitaria —con la sofisticación teórica que implica— hallan un espacio en este cuerpo textual. Un cuerpo que exhibe sus marcas, sus azotes exigiendo una explicación, ejerciendo su derecho a la crítica, a la disidencia. Esta materia prima sufre una transformación producto del asedio constante del lenguaje crítico. La institucionalidad revelada en su perversidad, su afán de coartar la libertad, de aprisionar el desarrollo de la conciencia: la familia, la religión, el colegio y el Estado, son los principales contras del sistema. Es cuerpo poético, aunque tiene aspectos testimoniales, posee otros aspectos fuertemente marcados, su propia poesía. La metáfora es y no es su caballo de batalla. El lenguaje además se transforma en fragmentario. El corte sintáctico conmina al lector a rellenar los huecos del sentido, a buscar entre la rugosidad de la nuez el sentido que reluce cuando quitamos la mortaja de la realidad.