9 de enero de 2015

Funa del Grupo Casa Azul a la Cámara del Libro, Sech-Valparaíso y al editor Eric Carvajal en la inauguración de la 33ª Feria Internacional del Libro de Viña del Mar.

El Centro de Investigaciones Poéticas Grupo Casa Azul intervino la Feria del Libro de Viña del Mar, para dar a conocer nuestra molestia frente a graves situaciones que ya hemos avisado con anticipación. Primero, la irregularidad que ocurre en el stand de libros de la Sech Valpo, espacio que debiera ser representativo de todas las editoriales independientes de la región –el espacio es cedido gratuitamente a la Sech para este fin-, y sin embargo, está completamente acaparado por el editor Eric Carvajal y sus grupo editorial Puerto Alegre: Ed. Caronte, Emergencia Narrativa y Punto Aparte, esta última de Marcela Küpfer, su esposa, y directora del diario La Estrella de Valparaíso; obviamente hay un conflicto fragrante de intereses. Resulta que una mesa en esta feria sale $1.300.000, lo que excluye a editoriales sin recursos, y la convocatoria no es inclusiva para todas. Un encargado de un stand de comics salió a increparnos, porque a él, el espacio no se lo estaban cobrando ¿Dónde está la solidaridad con los colegas que están siendo marginados?

Llevamos nuestro cartel a la inauguración, y los primeros en aparecer fueron el presidente de la Cámara del Libro Julio Sau y un director de la misma institución, los que señalaban desconocer nuestros reclamos (hace un mes estamos enviando cartas en físico y por mail a la Cámara). Luego, Emiliano Navarrete (Biblioteca de Chilenia, aparece en facebook), quien mantenía el stand junto a Carvajal, nos encaró con frases que aludían a la defensa del comportamiento burgués y reaccionario de esta instancia; esto es lo que ha escrito en el Facebook de su editorial:

ayer, en plena inauguración de la Feria Internacional Del Libro, Viña Del Mar nos dejaron una carta, gritos mediante, en el stand de la Sociedad de Escritores de Chile, donde pueden encontrar nuestros textos. Pedimos disculpas al conjunto musical cuya interpretación fue interrumpida, a nuestros colegas libreros, a Antonio Skármeta y su discurso, junto a la gran cantidad de lectores que debieron presenciar una protesta en nuestra contra que traspasó los límites del respeto, la cultura -hecho paradójico en un evento como este-, y la buena educación. No obstante, pasado el bochorno, fue una gran tarde! Tuvimos música en vivo, varias personas se llevaron títulos de Chilenia a sus casas, nos entrevistaron en Radio UCV y conocimos a nuevos autores. Gracias! Y nos vemos en Viña!
Con nuestro lienzo en el stand de la Sech Valpo, fuimos a enfrentar a Carvajal. Este efectivamente estaba acaparando una mitad del stand (los libros de otras editoriales estaban en espacios menos visibles), mientras que la otra estaba ocupada por Biblioteca de Chilenia (¿qué hace un editor de Santiago ocupando un lugar para editoriales de la quinta región?), distribuidor de Emergencia Narrativa en la Capital. Entre medio de las frases delirantes de Emiliano Navarrete, Karina García discutió (Directora de Casa Azul) con Carvajal, quién se limitó a cedernos un espacio, pero esa no es nuestra manera de solucionar las cosas, de callar ante un gesto que espera calmarnos. Incluso fueron a buscar a seguridad (muy pacífico él), pero si algo podemos agradecerle al Sr. Julio Sau, Presidente de la Cámara del Libro, es que intercedió a nuestro favor, defendiendo la libertad de expresión.

En la misma inauguración, y en pleno discurso del Premio Nacional de Literatura Antonio Skármeta, el pintor Patricio Bruna le consultó acerca de su opinión sobre el IVA al libro y sobre su reflexión acerca de nuestras denuncias (Patricio se lo explicó en sencillas palabras), qué pensaba sobre un editor como Carvajal que se apropia de un stand que debiera ser representativo de las editorial independientes; el Premio Nacional solo se limitó a evadirnos y a contestar que conversáramos después. Luego, se atrincheró en su asiento al lado de la alcaldesa de Viña... ese es el nivel crítico de los escritores coludidos con los gobiernos de turno. Cuando casualmente nos lo topamos subiéndose a su auto, lo felicitamos por el show que presentó en la presentación, con oraciones tan elaboradas como “¡Qué mágico es el momento en que un lector se encuentra con su escritor, y este procede a esbozar su autógrafo!”, y otra clase de banalidades.

En resumen, contentos debido a que el público presente se informó y apoyó, sobre todos los lectores más jóvenes. Incluso pudimos vender nuestros libros y plaquettes, en una mesa improvisada, frente a la inauguración.

Centro de Investigaciones Poéticas Grupo Casa Azul


Video de nuestra discusión con los directivos de la Cámara chilena del Libro