29 de mayo de 2015

Grupo Casa Azul: ARTE AL BARRIO

El Arte al Barrio llevó el arte a las casas, hostales, negocios o cafés de las personas como una forma de sensibilizar estéticamente a la gente y su entorno barrial y familiar. Durante 1 mes estos espacios se conviertieron en galerías de arte, invitando a todas las personas a dejar sus observaciones sobre las obras que fueron expuestas junto con las obras en una muestra colectiva que se realizó en el restorán La Quinta del Quintil extendiéndose la muestra por dos meses. 

La idea final era que que las personas adoptaran una obra y luego la liberaran para que siguiera  su propio camino. Las personas que reciben la obra se comprometieron a cuidarla y a motivar a su público o familiares para que dejaran su impresión sobre la obra en un librito de artista que se les dejó para tales efectos. 

¿Cómo se participó?

“Arte al Barrio” convocó abiertamente a artistas visuales (pinturas, grabados, xilografías) a participar (hasta el 24 de Mayo de 2015), doando prioridad a artistas de la región de Valparaíso.
Desd el 31 de Mayo de 2015 y el 26 de Junio de 2015 las obras estuvieron en casas de vecinos y  negocios locales. En el sitio http://artealbarrio.cl/  puedes visitar el proyecto.

Organizaron:

ARTE AL BARRIO

Este proyecto tiene como antecedente ARTE A LO DOMÉSTICO. Idea del estudiante de Arte Román Díaz del Centro Cultural Cerro Arriba del Cerro Mariposa. Con el apoyo de Hostal Mirenart de la profesora de Historia Mirentxu Vasquez Balbontin.





El corazón del proyecto está en traer la obra a las casas de personas que habitualmente NO acceden al arte, puesto que tendrían que el lugar tradicional para acceder a ello son los museos, cuyo público disminuye a diario, o galerías. Tener una obra en un espacio íntimo, esperamos, abre la curiosidad y la apreciación por una expresión profunda del ser humano y que no se reduzca a un elemento decorativo. Por ello es importante que el artista también interactúe con los vecinos en sus casas, para que le hagan preguntas, conversen y se genere otra dinámica cultural, que, a mí entender, es poco común y que no se da en otro tipo de espacios. Ha sido importante expandir este proyecto a los negocios del barrio, pero es necesario romper, y eso lo que propone el proyecto en su centro, con la dinámica comercial del arte. Ahora hay que empoderar a los que atienden los negocios y restoranes para que muestren la obra al público y les inviten a escribir su opinión en la libretita de artista que le entregaremos (Rodrigo Suárez Pemjean, editor Grupo Casa Azul)