13 de febrero de 2016

Respuesta del Grupo Casa Azul ante la convocatoria para refundar la SECH Valparaíso

Ante la convocatoria que hemos recibido para refundar la SECH Valparaíso va nuestra respuesta. Tenemos qué pensar en cuál es el rol de las Sociedades de Escritores de Chile, cuál es la relación de esta institución privada con los partidos políticos y cuál es la política del arte de estas organizaciones que también funcionan con fondos públicos.

Sr. Carlos Henrikson:

Como Grupo Casa Azul, si bien damos las gracias por habernos considerado dentro de esta convocatoria, no podemos evitar sentir cierta confusión al respecto. Como organización cultural dedicada a la difusión de la literatura y las artes, hemos realizado manifestaciones en protesta por prácticas que consideramos deshonestas y nefastas para el espacio cultural porteño, hechos que ustedes ya deben manejar: la connivencia de ciertos escritores con los fondos concursables, las tristes prácticas del anterior presidente de la SECH Valparaíso y la apropiación del stand de la misma SECH a manos del grupo editorial Puerto Alegre, acciones que sentimos han sido ignoradas a propósito por la mayoría de los escritores de la región que integran este círculo de amistades; respecto a lo anterior, si se ha optado sistemáticamente por marginar nuestra labor crítica y actividad editorial en el medio regional, por lo que deducimos que de manera solapada se está en contra de lo que hacemos, nos cuesta comprender la intención bajo esta invitación.

Trabajamos porque nuestro proyecto escritural y posición política en el espacio cultural sea consecuente a nuestra propuesta crítica de un sistema que se caracteriza por las ahora tan bulladas colusiones, de las que la SECH-Valparaíso también ha formado parte. No queremos vernos asociados con una organización como la SECH, la que ha sido fuertemente cuestionada por los robos de dineros dentro de la última organización y por el silencio de sus integrantes ante los mismos hechos, lo que pone en cuestionamiento la figura de esta. También creemos que esta organización ha potenciado e implantado la caricatura de un poeta lumpen en la región, lo que se transmite a proyectos escriturales de carácter referencial y retórico, dejando de lado la reflexión en torno al rol cultural y político del escritor en la región. Esta lectura del panorama nos dice que la SECH Valparaíso históricamente se ha prestado para fines ajenos a los culturales. Nos preocupa y levanta nuestras sospechas que dentro de esta organización se acoja a una minoría de escritores que se adjudican millonarios fondos culturales año a año, frente a un espectro mayor que , al contrario, ve cómo sus proyectos son aplazados de forma indefinida; más sospechoso aún sería si la SECH Valparaíso siguiera guardando silencio al respecto.

En resguardo de nuestra imagen como organización comunitaria sin fines de lucro, la que se ha caracterizado por la seriedad y honestidad en la producción de obra, gestión cultural en la región y apertura a la comunidad y a quienes ejercitan la literatura, hemos decidido no aceptar esta invitación y de no integrar la convocatoria. 

Atentamente
Centro de Investigaciones Poéticas Grupo Casa Azul

No hay comentarios.: