3 de junio de 2017

Arte al barrio: Una estrategia de resistencia contra o post museística

  La idea de arte al barrio, con respecto al problema de la circulación de la obra de arte,  es consolidar un conjunto de prácticas entre artistas y mediadores culturales (uso de la web para el proceso de gestión, difusión exposición virtual y real del proyecto y de las obras involucradas... lo que compromete de parte del artista asumir cierto riesgo de la integridad de su obra, muy cercano al acto de donación de esta, por las mismas características marginales del proyecto), para llevarla allí donde las instancias oficiales como las galerías gubernamentales o comerciales la encapsulan y restringen a sus propios ámbitos de sesgo cultural, y que en ningún caso dan cuenta de una permeabilización con lo popular. 
Por tanto, el objetivo principal de este proyecto es producir comunidad barrial en torno a la obra de arte, llevándola al mismo asentamiento territorial de la comunidad y no al revés. En este sentido, la historia del Barrio Franklin es paradigmática: está arraigada en el sustrato más popular de la sociedad santiaguina,en donde el territorio del concepto de "comercio" está ligado a la subsistencia diaria y a la socialización, para así atenuar sus desventajas precarizantes. 


Cómo esta historia se  inserta en Arte al Barrio, en un contexto socio-cultural popular, es lo que nos interesa especialmente analizar, qué tipo de relación, afirmación/negación, pueden tener un conjunto de obras de arte contemporáneas de ese mismo cuerpo social, dentro de su misma realidad, y esto lo podemos detectar a través de la opinión o crítica que el público se anime a escribir sobre ellas, pues cada espectador que nos llega a expresar su opinión seguirá siendo un ente crítico, secreto, anónimo, y en muchos casos, quizá frustrado.

jj

Nos negamos a definir el trabajo de producción artísfica y su difusión desde la visión neoliberal de industria cultural. 

Todo arte reflexivo, con pretensiones críticas, no puede dejar de trabajar sobre sus propios modos de circulación y distribución. Habiéndose legitimado institucionalmente la “transgresión” -lo que significa, en parte, una despolitización-, las nuevas prácticas artísticas se enfrentan con la difícil tarea de generar espacios autónomos donde revalorizar el arte como práctica transformadora.








Patricio Bruna Poblete
Pintor y poeta
Centro de investigaciones poéticas Grupo Casa Azul

No hay comentarios.: